• Home

  • Menú del día

Cenar justo antes de acostarse duplica el riesgo de diabetes

Según un estudio de las universidades de Murcia y Harvard, cenar menos de 2 horas antes de acostarse aumenta en un 50% el riesgo de diabetes

EFE

Guardar

Niño dormido sobre una mesa / Canva
Niño dormido sobre una mesa / Canva

Según un estudio de la Universidad de Murcia, liderado por su catedrática Marta Garaulet, en colaboración con la Universidad de Harvard y el Hospital General de Massachusetts (Boston), cenar a una hora muy cercana al momento de meterse en la cama afecta a la tolerancia de la glucosa, especialmente en aquellas personas con una variante genética de riesgo en el receptor de la melatonina denominada MTNR1B.

Eso ocurre, según la investigación, financiada por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, porque la melatonina endógena, que se produce durante la noche cuando se acerca la hora del sueño, está implicada en las alteraciones de la glucosa que se producen en el metabolismo.

La melatonina es la clave

Las personas que además tienen la variable genética mencionada, en torno a la mitad de la población española, presentan una menor secreción de insulina por el páncreas cuando comen tarde por la presencia de esa melatonina. Los resultados sugieren que en presencia de alimentos la melatonina provoca que el páncreas reduzca la producción de insulina, lo que hace que aumente el nivel de azúcar en la sangre.

Según estudios previos de Garaulet, se considera una cena tardía aquella que se hace unas dos horas antes de irse a la cama, ya que el cuerpo comienza a producir melatonina una media hora antes de dormir.

La principal novedad del estudio es que se ha logrado establecer la relación entre el funcionamiento de la insulina del páncreas y la melatonina.

Para llevar a cabo el estudio se ha contado con la participación de un millar de voluntarios sanos y la colaboración del hospital Virgen de la Arrixaca, de Murcia, que monitorizó a estas personas y sus hábitos de cena y sueño durante una semana.