Cómo descongelar y recalentar todo tipo de platos, según una especialista en 'meal prep'

Seguimos algunas pautas del libro 'Meal Prep. Guía para organizar tus comidas' (Libros Cúpula) para aprovechar de la mejor manera los platos congelados

Diversos alimentos congelados en recipientes / Foto: Canva / Cómo descongelar y recalentar todo tipo de platos, según una especialista en 'meal prep'
Diversos alimentos congelados en recipientes / Foto: Canva / Cómo descongelar y recalentar todo tipo de platos, según una especialista en 'meal prep'

¿Sabes qué es el meal prep? En pocas palabras, y según la influencer gastronómica Paulina Cocina —que cuenta con cerca de cuatro millones de seguidores en YouTube—, se trata del arte de organizar y preparar comidas "para guardar y tener a mano cuando no tengo ganas o tiempo de cocinar". 

La argentina acaba de publicar el libro Meal Prep. Guía para organizar tus comidas (Libros Cúpula) donde reúne diversas preparaciones y recetas para tener listas en nuestro congelador, pero lo más interesante es que nos sugiere algunos trucos y consejos para guardar alimentos frescos y para descongelar y recalentar los platos que ya hayamos preparado. 

Qué es el 'meal prep'

Portada del libro 'Meal Prep' de Paulina Cocina / Foto cedida
Portada del libro 'Meal Prep' de Paulina Cocina / Foto cedida

Los recogemos a continuación, pero antes revisamos un poco más esta tendencia gastronómica. El término meal prep, traducido del inglés, significa literalmente 'preparar comidas', y se refiere a la práctica de planificar y elaborar menús semanales. Este método permite mantener una alimentación saludable y equilibrada sin la necesidad de cocinar a diario.

Más allá de la preparación de los platos, comporta también una planificación de los menús, de la compra de los ingredientes y la elaboración y almacenaje de las recetas. Una técnica que, según Paulina Cocina, permite "ahorrar dinero ya que planificas mejor las compras". 

No se trata de hacer platos muy elaborados, sino preparaciones que formen parte de nuestra rutina alimentaria habitual. Una vez preparadas se guardan en los recipientes adecuados y se refrigeran, ya sea en nevera o congelador. Es una técnica útil para los que comen a diario fuera de casa y para aquellas personas que tienen poco tiempo en el día a día para dedicarlo a la cocina.

Sin entrar en detalle en las recetas que la influencer gastronómica recoge en su libro, sí que destacamos algunos consejos que nos ofrece para guardar alimentos frescos y congelar y descongelar platos, trucos que nos pueden servir siempre, aunque no practiquemos el meal prep

Cómo guardar alimentos frescos 

Hortalizas en la nevera / Foto: Canva
Hortalizas en la nevera / Foto: Canva

Una vez hemos hecho la compra, y antes de ponernos a cocinar, es importante que conservemos los alimentos de la mejor manera, para evitar el desperdicio. Así, en el caso, por ejemplo, de frutas de hueso, manzanas, peras, mango o uvas, la especialista recomienda lavarlas y guardarlas en la nevera. Para los citricos, plátanos o melón y sandía enteros, lo mejor es dejarlos fuera de la nevera.  

En cuanto a las verduras, es mejor no lavar ni guardar en la nevera patatas, batatas, zanahorias, calabaza, ajos y cebollas. En cambio, se aconseja lavar, secar bien y conservar en la nevera estas hortalizas: alcachofa, apio, berenjena, brócoli, coliflor, tomate, espárrago, pepino, pimiento, judía verde... Se pueden desinfectar con desinfectante apto para alimentos

Para carnes y pescados, el consejo es que si vas a comerlo en las 24 horas siguientes, los guardes en la nevera. Si los vas a comer más adelante o tienes dudas, mételos directamente al congelador. Guárdalos en porciones para que se descongelen rápido. 

¿Y los huevosNo deben lavarse. Si quieres hacerlo, que sea justo antes de cocinarlos. Se recomienda guardarlos en el frigorífico, para retrasar su deterioro. Si una receta indica "a temperatura ambiente", saca de la nevera los huevos unas horas antes.

Cómo descongelar elaboraciones y platos

Bolsas con verduras congeladas en el congelador / Foto: Canva
Bolsas con verduras congeladas en el congelador / Foto: Canva

Los consejos para descongelar pueden variar según las elaboraciones y recetas pero, en líneas generales, hay que tener en cuenta estas ideas:

  • Si tienes tiempo: saca el alimento del congelador la noche anterior y mételo en la nevera. Es la mejor opción. 
  • Si no tienes tiempo: descongela el plato en el microondas usando la función de descongelar. En caso de no tener microondas, sumerge el recipiente en agua caliente, con cuidado de que no le entre agua. A continuación, debes cocinar el alimento inmediatamente. No puede regresar al frigorífico para cocinarlo más tarde.
  • En ninguna circunstancia: nunca descongeles a temperatura ambiente porque se crea un entorno propicio para las bacterias. Sólo se recomienda descongelar a temperatura ambiente panes (o utilizar la tostadora para ello) y muffins porque no son alimentos en los que puedan crecer microorganismos patógenos (sólo hongos). 

Algunos ejemplos

Si has cortado a taquitos frutas de temporada para tus batidos y las has congelado, sólo tendrás que sacarlas del congelador y meterlas directamente en la licuadora. Si tienes masa de crepes congelada, descongélala en el frigorífico unas horas antes de consumir. El hummus también lo puedes congelar, pero déjalo en la nevera la noche antes de comerlo.

Cómo recalentar y cocinar platos congelados

Descongelación de un guiso de lentejas en una cacerola / Foto: Canva
Descongelación de un guiso de lentejas en una cacerola / Foto: Canva

Paulina recomienda que siempre intentemos descongelar con tiempo y recalca que algunos platos nunca quedarán bien si se cocinan estando todavía congelados, por ejemplo, las carnes crudas. Por otra parte, la mayoría de alimentos ya cocidos pueden ir al horno o al microondas directamente, aunque es mejor descongelarlos antes.

Algunas ideas generales a tener en cuenta si sacas tu plato congelado y lo metes directamente en:

  • Microondas: no es la mejor opción, pero si se utiliza debe hacerse con un recipiente apto para microondas, en potencia media o baja para evitar que se caliente por fuera y se quede congelado por dentro. 
  • Horno: lo mismo que en el microondas: temperatura baja al inicio y luego un poco más alta.
  • Sartén u olla: introduce la comida y agrega un chorrito de aceite. Tápala para que actúe el vapor y ve removiendo puntualmente hasta que se descongele. 
  • Plancha: se puede utilizar para carnes y hamburguesas vegetales, aunque la carne siempre es mejor descongelarla antes. Se hace a fuego bajo al inicio y se sube posteriormente. 

Algunos ejemplos

Si has preparado empanadillas o canelones, puedes descongelarlos directamente al horno a temperatura media; en el caso del falafel, házlo directamente en la sartén. Para guisos o sopas de lentejas, lo ideal es utilizar una olla, añadirle un chorrito de agua al inicio, y calentar a temperatura media. El mismo truco que puedes utilizar para la salsa boloñesa congelada, que te sacará de muchos apuros y te permitirá elaborar un plato de pasta en un santiamén.