Dónde comer en La Gomera: 6 restaurantes populares de la isla

La Gomera es uno de los mayores secretos de Europa, un destino por descubrir, con parque nacional catalogado como reserva de la biosfera y un abanico gastronómico basado en lo que crece y nada en la isla

Guardar

Parque Nacional de Garajonay, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y Reserva de la Biosfera en La Gomera / Foto: Canva
Parque Nacional de Garajonay, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y Reserva de la Biosfera en La Gomera / Foto: Canva

“Dicen que te vas, dicen que te vas para La Gomera / Dicen que te vas, pero no me llevas…”, reza el estribillo que tanto han entonado los canarios. A La Gomera hay que viajar sí o sí para probar su particular cocina. Porque la isla canaria invita a la exploración gastronómica desde que llegamos al destino. Por supuesto en avión, pero la vía marítima es la que quizá aporta más sabor y desde el atraque del ferry en San Sebastián, ya la capital favorece la degustación de su amplia despensa.

Almogrote de La Gomera (Canarias) / Foto: Canva
Almogrote de La Gomera (Canarias) / Foto: Canva

Escoltados por quesos muy sugerentes, algunos destinados a la preparación del almogrote, una suerte de ‘crema’ preparada con queso de cabra curado, duro y seco, 8 dientes de ajo, una pimienta roja picona y una taza de aceite. O el siempre bienvenido vino blanco de la variedad autóctona denominada forastera gomera. Con estos y otros productos el comensal queda encantado. Disfrutemos de seis establecimientos que no pueden faltar en nuestro recorrido por la isla en la que Cristóbal Colón realizó la ‘aguada’ previa a partir al continente americano.

Casa Los Herrera

Arroz cremoso de cabra en Casa Los Herrera / Foto: Edu Gorostiza
Arroz cremoso de cabra en Casa Los Herrera / Foto: Edu Gorostiza

El restaurante, enmarcado en el proyecto de Casa Rural de Hoteles Escuela de Canarias (Hecansa), llama y mucho la atención por el trato del producto local a cargo del director gastronómico Miguel Navarro, chef gomero de Es Fum en Mallorca, con estrella Michelin y Sol Repsol. Aire fresco, sin duda, frente a una fórmula recurrente del uso del pescado fresco, las papas y el mojo como única motivación. Esta  irrupción dota al municipio norteño de Hermigua de argumentos coquinarios más audaces. Desde San Sebastián serpenteamos por la carretera a través de la naturaleza espléndida de El Cedro y quizá nos pueda sorprender la niebla y los reflejos luminosos a través del verde impactante del Parque Nacional de Garajonay

El Bosque del Cedro en la isla de La Gomera, en el Parque Nacional de Garajonay, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y Reserva de la Biosfera / Foto: Canva
El Bosque del Cedro en la isla de La Gomera, en el Parque Nacional de Garajonay, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y Reserva de la Biosfera / Foto: Canva

Una vez en destino, podemos saborear la carta o menú degustación en el que resalta el sedoso amuse bouche, cremoso de calabaza con pipas caramelizadas. Iremos in crescendo con el ceviche de medregal (pescado atlántico), aguacate encurtido y tomates confitados, un emplatado reluciente que deja bien alta la sensación gustativa del género marino. Aquí no podemos perder de vista el arroz cremoso de cabra, ajo negro y bollo gomero. Solvencia en favor de una cocina rica y sin enrevesamientos, como resulta evidente en el curry de cabra o con la barriga de cerdo lacada, remolacha y chalotas glaseadas que marca el rigor a ese punto de clasicismo de lo que se espera en un gran restaurante.

En los postres, estupendo guiño de la piña thai y la cuajada de gofio y sirope extraído de las palmeras. Sabores diferenciadores que se proponen, de inusitada finura, y que ofrecen una experiencia gastronómica espléndida que no es ya, por supuesto, flor de un día. El desayuno tiene reportaje aparte. Casa Los Herreras Plaza Nuestra Señora de la Encarnación, s/n, Hermigua, La Gomera Tel. 822 24 09 76

El Submarino

Los callos, especialidad del bar El Submarino / Foto: Canva
Los callos, especialidad del bar El Submarino

No abandonamos aún del municipio de Hermigua, pues muy cerca de la primera opción expuesta nos encontramos a escasa distancia este local, frente al lateral de la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación. Un enclave de culto, El Submarino, cuyo nombre nos hace remontar a hechos (reconvertidos en historias y leyendas) de la segunda contienda mundial y relacionado precisamente con este tipo de navíos de los alemanes que supuestamente surcaron estas costas canarias.

No están nada mal estas narraciones pero mejor todavía las raciones (o medias raciones) que ofrece Paco, el propietario, que cada día de la semana ofrece una u otra especialidad basada en la cocina popular. Aquí sí que hay tradición y si bien es verdad que no es posible apuntar a las expectativas de lo que podamos entender por refinamiento, en cambio la comida va a estar sabrosa a rabiar: desde algún plato de cuchara, como las garbanzas, a la carne fiesta (el producto cárnico del cerdo macerado con adobo de la tierra) o, por qué no, una carne de cabra compuesta para mojar pan.

El festín de cocina tradicional se puede acompañar con vinos de la casa, blanco o tinto y principalmente de una comarca que ofrece muy buenas prestaciones para armonizar tanto con los platos ya indicados como para tapear antes de acudir a otros ejemplos de buena restauración de la zona, como es el caso de Las Chácaras. Pero es que El Submarino guarda un “as” en la manga y no es otro que… unos magníficos ¡callos a la madrileña! Sí callos y buenísimos, con sobrada fama entre los lugareños y algunos osados visitantes, muchos de ellos senderistas que admiran los paisajes como los que puede proporcionar la Bodega Montoro

Cada día se torna especial en este local donde el trato tiene una legendaria hospitalidad y que atrae a los adeptos de todos los pueblos. No está de más rematar la faena con un ‘tanganazo’ de gomerón, que se obtiene con la mezcla del mencionado sirope de palma y el aguardiente de parra; del plato insignia podemos repetir… con el licor habrá que tener más cuidado. Este año recibió el Solete Repsol de bar de carreteraEl Submarino Ctra. General, s/n, Hermigua, La Gomera / Tel. 922880128

La Salamandra

Estamos ya en la capital, en San Sebastián de La Gomera y en el centro podemos tomar un aperitivo plácidamente en algunas de las terrazas aledañas al restaurante que lidera el talentoso chef Ancor Sánchez. Trabaja en la carta con producto de mercado y temporada, y no se limita a interpretar sin más estos géneros en combinaciones sin sentido sino que aporta equilibrios muy sui géneris como así logra con el peto (un tipo de túnido que se pesca en aguas gomeras y herreñas) y la berenjena. Con este pescado también prepara un carpaccio sobre tomate de la isla pleno de frescura, textura sedosa que va a las mil maravillas con uno de esos vinos blancos de la tierra. Con otro fruto marino, el rabil gomero, el cocinero se adentra en la elaboración de un tartar que se expresa con un estupendo “punch” sápido y, ya puestos, de nuevo la berenjena en tempura con sirope de palma (que recuerda en algo la especialidad cordobesa), servido el conjunto con brandada de bacalao. 

El tartar de rabil gomero / Foto: Gastrobar La Salamandra
El tartar de rabil gomero del gastrobar La Salamandra / Foto: Canva

Uno de los puntos curiosos de la línea salada es el acompañamiento con helados que rayan la perfección. En los últimos tiempos, Sánchez se ha esmerado en esta faceta de la heladería y de la confección de mermeladas y confituras con frutas locales. La carne de cabrito, criado en libertad, es uno de los emblemas al igual que las costillas de cerdo ibérico confitadas, con teriyaki de la savia de palma, frutos secos y base de puré de papas. Llama la atención entre las elaboraciones bajo cero las de mango, guayaba y maracuyá, y sin ser –claro- producto gomero, la de pistacho es una  auténtica  exquisitez con la que muy bien podemos incluir el postre. Para los fanáticos del chocolate, la mousse del chef es inevitable. La Salamandra Plaza de La Constitución, 14, San Sebastián de La Gomera / Tel. 626 22 33 01

Caprichos

Caldo de roca con marisco y pulpo gomero / Foto: Caprichos
Caldo de roca con marisco y pulpo gomero / Foto: Caprichos

Como relatábamos al comienzo, arribar a La Gomera a través del puerto de San Sebastián ofrece el encanto de tocar tierra y, permitan la expresión, ‘besar el santo gastronómico’. Es que a escasa distancia tenemos disponibles una de las opciones de restauración icónicas de la Isla Colombina al mando de uno de los chefs referentes de Canarias y entre aquellos avanzados que dieron un paso adelante cuando innovar en la cocina canaria era de lo más complicado.

Desde hace años, Mora no se ha cansado de interpretar el recetario tradicional ofreciendo a los comensales lo más genuino de un repertorio en el que nunca faltará un almogrote de fábula, los chips de morena, el conocido como caviar gomero (huevas de caballa y aceite de oliva), además de todo un juego inusitado de ensaladas con frutas exóticas (mango, papaya,…) o los túnidos, que en La Gomera gozan de muy buena fama. El pescado fresco es uno de los estandartes pero es que esa caballa al vapor de vinagre y escabeche es una propuesta de primera junto a la papitas, que ya sabemos que en las islas cobran todos los quilates gustativos. 

Queso gomero ahumado, mojo verde, sirope de miel de palma. De nuevo al mar: ventresca de albacora (túnido atlántico) con puré de papas. A ‘mayores’ con el cochino negro al horno de leña y su chicharrón (algo así como el torrezno). En la parte golosa, el toque tradicional se ve claramente reflejado en cucharadas estupendas del flan o la leche asada, pero seguro que si se le solicita al chef una fruta reluciente tal cual, y traída eses mismo día, ahí va a estar presentada en nuestra mesa. Por cierto, para el que quiera –y pueda- con más dulce hay que pedir religiosamente el barraquito de la casa. Caprichos Paseo de Fred Olsen, San Sebastián de La Gomera / Tel. 629 65 08 89

El Enyesque

Iván González, chef de El Enyesque, preparando una de sus especialidades / Foto: Facebook
Iván González, chef de El Enyesque, preparando una de sus especialidades / Foto: Facebook

Iván González es otro de esos cocineros de la isla que no se conformaron con plasmar lo de solo “pescado, mojos y papas”, como ya se dijo. Después de acopiar no pocos conocimientos y experiencia en los fogones, este emprendedor defendió su concepto en el pueblo costero de Playa Santiago (en el Sur) basado en productos locales “pero presentados de otra forma y que estén muy ricos”.

En El Enyesque, que toma el nombre de lo que es la tapa, la particularidad también pasa por los cromatismos de los emplatados como puede ser el tataki de atún de una frescura fuera de dudas. El arroz negro y calamar es verdaderamente una acuarela en este sentido y pide a gritos uno de esos vinos blancos gomeros esta vez quizá uno de la variedad autóctona de Canarias que es el listán blanco.

A modo de taberna, la atmósfera del local parece indicada para compartir las especialidades del chef, entre las que también es obligado citar el rejo de pulpo a la brasa (o el octópodo servido con batata), el guiso tradicional de bacalao o el medregal con salsa de mariscos. Seduce también el ‘arsenal’ de variantes cárnicas que se sirven con diferentes aderezos y ligeramente ahumadas. Antes de pasar al postre, donde no puede faltar la tarta de queso, podemos echar un vistazo a la pizarra de sugerencias por si aún nos queda un huequillo. El Enyesque c/ Santiago Apóstol, edificio Rolín local 14, Playa Santiago, La Gomera / Tel. 822 14 98 21

Noah’s Ark

Falafel vegetal de Noah's Ark / Foto: FB
Falafel vegetal de Noah's Ark / Foto: FB

A lo largo y ancho de la isla podremos visitar locales que nos depararán mejor o peor experiencia gastronómica, pero en consonancia con las tendencias saludables esta propuesta, situada en Valle Gran Rey (suroeste) en la que los vegetarianos se sentirán a sus anchas, se presenta en su Facebook como lugar para desayunos, tapas veganas, quiches, zumos y batidos… Los cierto es que, una vez dejemos las prisa fuera, aquí podremos disfrutar de un modo de hacer cocina muy franco y resultados agradables para los comensales.

Quizá vengamos a practica senderismo o barranquismo y este es un enclave para tomar platos ‘apacibles’, directos y ricos como la ensalada de queso feta y nueces; el queso, también, feta horneado con aceitunas, ajo y tomates secados al sol,  y el quiche de verduras o la hamburguesa vegetal. Los entendidos alaban la enchilada sin carne y está claro que los que no abrazan estas opciones del vegetarianismo o el veganismo lo pasan estupendamente gastronómicamente hablando. Noah’s Ark c/ El Molino, La Puntilla, Valle Gran Rey, La Gomera / Tel. 617 52 83 68

Archivado en: