Calabizo, el chorizo de calabaza que recupera una receta ancestral de Galicia

Se elabora con un 90% de calabaza de procedencia nacional y es totalmente vegetal, ahumado, fermentado y curado sin aditivos. Hablamos con una de sus creadoras

Laia Antunez

Redactora de Hule y Mantel

Guardar

Chorizo vegetal de calabaza Calabizo / Foto: Calabizo
Chorizo vegetal de calabaza Calabizo / Foto: Calabizo

A veces, un vegetariano convertido también puede echar de menos el sabor de un buen chorizo. Es lo que pensaron Edurne SendraKeila Pousa y Sofia Calvo, tres mujeres gallegas que en 2016 fundaron una startup y se lanzaron a fabricar el primer chorizo vegetal de calabaza: Calabizo.

Aunque ya cuenta con cierta trayectoria en el mercado, Calabizo fue una de las sensaciones de la feria Alimentaria, y quisimos descubrir el porqué.  

Chorizo vegetal de calabaza Calabizo/ Foto: Calabizo
Chorizo vegetal de calabaza Calabizo  / Foto: Calabizo

Vegetal y con receta histórica

Calabizo se elabora en la zona de Nigrán, en el sur de Galicia o, tal y como bromea Edurne Sendra, CEO y cofundadora de la empresa, "en “Galifornia”, donde no está lloviendo todo el rato". La receta es sencilla: un 90% es calabaza y el resto, cebolla, aceite de oliva AOVE y adobo hecho a base de pimentón, ajo, orégano y sal.

Se inspira en la receta ancestral gallega, la de los "chorizos ceboleiros o cabaceiros, que se hacían con las carnes de menor calidad, las que sobraban del cerdo, y se les añadía calabaza", dice Sendra. "Somos una evolución de ese chorizo tradicional gallego", añade. Y explica que han cambiado "la carne de cerdo por pulpa de calabaza -asada en su obrador-, y la grasa por aceite de oliva virgen", para hacerlo 100% vegetal.  

Un proceso tradicional

"Usamos ingredientes que tenemos todos en la cocina, así que hasta aquí todo el mundo puede hacer un Calabizo. Pero luego hay que ahumarlo -lo hacen con madera de roble- y controlar el proceso de fermentación, que en cada momento ha de tener una temperatura, una humedad y un caudal de aire concreto. Ahí está el truco", afirma.

Chorizo vegetal de calabaza Calabizo y potaje/ Foto: Calabizo
Chorizo vegetal de calabaza Calabizo y potaje  / Foto: Calabizo

El resultado es un chorizo con aspecto, olor, textura y sabor muy similar al de los chorizos covencionales. Además, no tiene aditivos de ningún tipo, ni conservantes ni estabilizantes, y gracias a ese proceso de elaboración, idéntico al de un chorizo tradicional, puede conservarse a temperatura ambiente, hasta doce meses.  

100% nacional

Otro de sus puntos fuertes es que está elaborado con todas las materias primas 100% de procedencia nacional. En eso son estrictas. "Tenemos de todo en casa. Y aunque preferimos Galicia por proximidad, a veces no nos llegan suficientes calabazas y también las compramos en Extremadura o en Sevilla, pero siempre dentro de España", dice Sendra.

Además, destaca la responsable, es bajo en calorías, no tiene gluten y es apto para veganos y les alegra un poco más la existencia, ya que no se elabora con soja. "La soja es buena, pero el 90% de productos para veganos se hacen con este ingrediente y al final acabas comiendo siempre soja, con sabor a pollo, a jamón, etc.".

La novedad: los potajes veganos 

En esta edición de Alimentaria, en la que los productos de procedencia plant-based están marcando gran parte de la actualidad, esta empresa gallega que, por cierto, está formada solo por mujeres, también ha querido presentar otra novedad, que gestó durante la pandemia: sus potajes veganos. De garbanzos, lentejas o alubias con Calabizo, basados en una receta de potaje casera.

Potaje de garbanzos con Calabizo / Foto: Calabizo
Potaje de garbanzos con Calabizo / Foto: Calabizo

"Tiene el sabor de siempre de un potaje, aún siendo vegetal. Decimos que es cómida rápida, pero saludable, porque solo hay que calentar y comer", apunta Sendra, que también hace referencia a su alto valor nutritivo, gracias a las legumbres y a la propia calabaza.

Dónde encontrarlo

Comercializan tres versiones de Calabizo: normal -que pica un poco, avisamos-, picante y ecológico; y también los potajes en pequeñas tiendas vegetarianas y veganas especializadas, comercios dietéticos, en algunos centros de El Corte Inglés, y a través de su página web. "La venta online es indispensable, queremos que Calabizo también pueda llegar a la España vaciada", apunta, y explica que Calabizo ya empieza a tener también presencia en algunos mercados europeos.