7 cavas magníficos escogidos por el experto Ramon Francàs

Descorchamos de la mano del experto Ramon Francàs 7 grandes cavas de larga crianza que puedes encontrar en aún en el mercado

Laia Antunez

Redactora de Hule y Mantel

Guardar

Siete cavas protagonistas de la cata "Los 7 magníficos del Cava" en BWW / Foto: Hule y Mantel
Siete cavas protagonistas de la cata "Los 7 magníficos del Cava" en BWW / Foto: Hule y Mantel

La última edición de la Barcelona Wine Week nos regaló una cata única: "Los 7 magníficos del Cava". Un viaje guiado por Ramon Francàs, periodista y sumiller profesional, a través de siete cavas "exclusivos", la mayoría de limitadísima producción. La premisa: debían tener un mínimo de 10 años de crianza estar todavía disponibles en el mercado.

El objetivo de la selección, según Francàs, fue "mostrar que en la DO Cava existen productos de primer nivel mundial que nada tienen que envidiar a los más afamados del planeta. El cava ya apuesta ahora más que nunca por la calidad y por las largas o larguísimas crianzas. Es bueno resaltar este trabajo".

La Capella 2010 de Juvé & Camps

La Capella 2010 de Juvé & Camps / Foto: Juvé & Camps
La Capella 2010 de Juvé & Camps / Foto: Juvé & Camps

En Juvé & Camps, una de las bodegas familiares más emblemáticas del Penedés, celebran su centenario como elaboradores de espumosos, aunque su trayectoria vinícola suma cien años más. Este Cava de Paraje Calificado, elaborado 100% con xarel·lo, nace en un viñedo de Espiells (Sant Sadurní d’Anoia). Es un Brut Nature con una media de 108 meses de crianza. Un buen ejemplo de cómo los cavas de grandes crianzas marcan el camino a seguir en el sector.

La nota de cata de Francàs: Color amarillo pajizo con reflejos dorados. Desprendimiento constante, fina burbuja. Notas de fruta de hueso madura en un fondo de frutos secos (nueces) y hierbas aromáticas secas mediterráneas en infusión, como la manzanilla. Buena acidez a pesar de haberse sometido el vino base a fermentación maloláctica (uno de los atributos que da singularidad a Juvé & Camps). Hace salivar. Es maduro pero elegante, y sabroso.

Ars Collecta 459 2010 de Codorníu

Ars Collecta 459 2010 de Codorníu / Foto: Codorníu
Ars Collecta 459 2010 de Codorníu / Foto: Codorníu 

"Codorníu 459 quiere rendir homenaje a sus 459 vendimias desde su fundación en 1551. Es una selección de chardonnay, pinot noir y xarel·lo de sus mejores viñedos y fincas situadas en tres zonas climáticas diferentes: Raimat (Lleida), Conca de Barberà y Penedès", ha explicado Francàs. "Por el color parece un cava de 9 meses, no de más de 100 meses", algo que sorprende, igual que su "floralidad, que se mantiene 10 años después", según el experto. Codorníu elabora este cava en el Celler Jaume de Sant Sadurní d’Anoia.

La nota de cata de Francàs: Buena espumosidad, con un carbónico de diminutas burbujas y desprendimiento constante. De color amarillo pajizo con reflejos dorados. Fruta madura (melocotón y manzana) con un toque de miel, y también de pastelería y levaduras. Es maduro, mostrando notas que recuerdan a los orejones y la miel, y con un fondo cremoso, pero con una excepcional -brutal, ha añadido- acidez que lo hace larguísimo y afilado. Evolución, pero no oxidación. La acidez parece de champán. Se hace evidente que es Brut, pero queda compensado por la acidez.

AA 10 2010 Brut Nature de Alta Alella

AA 10 2010 Brut Nature de Alta Alella / Foto: Alta Alella
AA 10 2010 Brut Nature de Alta Alella / Foto: Alta Alella

Es el elaborado "más valioso y de más larga crianza" de Alta Alella, una bodega ubicada en la subzona Serra de Mar de la DO Cava, en el Maresme. Un chardonnay hijo de un viñedo catalogado como Paraje Calificado des de 2017, el del Torrent Vallcirera, con suelo de arenas graníticas. La salinidad debida a la cercanía de este paraje con el mar es otra de sus características, además de que el vino base se cría en barrica nueva de roble francés. "Un espumoso ecológico muy gastronómico con el que han querido perseguir el hedonismo y el frescor con larguísimas crianzas", ha dicho el experto. "Un cava de colección con filosofía de gran vino”, en palabras de la familia Pujol-Busquets, propietaria de Alta Alella. 

La nota de cata de Francàs: Color dorado. Burbuja muy pequeña, minúscula. Muy buena integración del carbónico. Cremosidad, madurez, notas pasteleras y lácticas, miel y muy buena acidez. La madera prácticamente se nota, y destaca con un final salino.

Kripta 2008 de Agustí Torelló Mata

Kripta 2008 de Agustí Torelló Mata / Foto: Agustí Torelló Mata
Kripta 2008 de Agustí Torelló Mata / Foto: Agustí Torelló Mata

Agustí Torelló Mata, el primer presidente de la Cofradía del Cava Sant Sadurní, empezó a comercializar el cava Kripta en 1979. Este Brut Nature Gran Reserva, reconocible por su peculiar botella, que no se sostiene de pie, se elabora con macabeo (45%), una variedad en la que "siempre han creído", xarel·lo (25%) y parellada. El Kripta de la cata es una edición especial, "resucitada del 2008", según Francàs, que se presentaba por primera vez en BWW. "Kripta es la alta costura del cava, creada por Agustí Torelló Mata”, ha añadido.

 La nota de cata de Francàs: De color amarillo pajizo con reflejos dorados. Burbuja muy pequeña, muy integrada. Muestra notas que recuerdan a la manzana madura, orejones y marcados frutos secos y notas pasteleras. Súper cremoso (brioche) pero elegante, con alguna nota de pan tostado (quizás proveniente de la crianza con corcho). Buen balance, con algún toque salino que potencia la sensación ácida a pesar de no tener mucha acidez. Es sabroso y con una lágrima marcada.

Albert de Vilarnau 2009

Albert de Vilarnau 2009 / Foto: Albert de Vilarnau
Albert de Vilarnau 2009 / Foto: Albert de Vilarnau

El cava más exclusivo de esta bodega, perteneciente a González Byass, recibe el nombre de Albert de Vilarnau, que fue un personaje singular que hizo crecer el poder de esta familia en el siglo XIV. Elaborado con pinot noir y chardonnay, al 50%, es un cava "con carácter mediterráneo, goloso y grueso, que también destaca por la madurez de la fruta", según el experto. Elaborado en Sant Sadurmí d’Anoia, surgió con el firme propósito de “quitarnos los complejos con la Champagne”, según la propia compañía.

La nota de cata de Francàs: De color dorado. Ínfimas burbujas. El carbónico está integradísimo. Pastelería y equilibrio entre la fruta y la acidez. Es bastante fresco si se tiene en cuenta que tiene tan larga crianza. Flor blanca y muy delicado aún. El pinot lo refresca y le da elegancia.

Can Sala 2004 de Vinyes Família Ferrer

Can Sala 2004 de Vinyes Família Ferrer / Foto: Hule y Mantel
Can Sala 2004 de Vinyes Família Ferrer / Foto: Hule y Mantel

Es el último de los tres Cavas de Paraje Calificado que se han presentado en la cata, un Brut Nature Gran Reserva. Forma parte de la colección de "Anyades històriques" de Vins Família Ferrer, y es el cava con el que se inauguró este gran proyecto. Con xarel·lo (75%) y parellada de Sant Quintí de Mediona, es también un homenaje y una reivindicación a los rasgos más especiales de esta tierra. Larga crianza, personalidad, y una elaboración basada en el método tradicional, que ya utilizaba esta familia en1895. 

La nota de cata de Francàs: Muy pastelero. Muestra notas de frutas maduras carnosas de hueso. También exhibe hierbas aromáticas mediterráneas, como la camomila en infusión. Es sabroso y destaca con unas marcadas notas salinas finales que me encantan. La botella lo ha adelgazado, ahora es muy elegante. Cuando se estrenó ofrecía más músculo y volumen. Ha ido refinándose con tantos años en la botella.

Mas Via 2002 de Mestres

Mas Via 2002 de Mestres / Foto: Vila Viniteca
Mas Via 2002 de Mestres / Foto: Vila Viniteca

Les avalan más de 90 años como elaboradores de cava de producción artesana y limitada, aunque como viticultores su historia se remite al 1312. Solo apuestan por las variedades blancas autóctonas del Penedés y las larguísimas crianzas, para elaborar vinos eminentemente gastronómicos. El Mas Via 2002 es un DO Cava Brut Gran Reserva y está elaborado con xarel·lo, macabeu y parellada. De la añada 2002, solo se comercializarán 2.500 botellas, aunque la gran mayoría aún no ha salido de las cavas históricas de Sant Sadurní d’Anoia

La nota de cata de Francàs: Color amarillo pajizo con tonalidades doradas. Fruta de hueso madura (melocotón y albaricoque). Madera y carbónico integradísimo. Empireumáticos (café), frutos secos (nueces) y tostados. Exhibe también un lecho pastelero. Redondez y amabilidad en boca, con diminutas burbujas de un carbónico integradísimo. La evolución de la fruta, que ahora es más compota, y la pequeña dosis de azúcar en el licor de expedición le aporta ese redondeo.