Dónde comer en Soria: 6 restaurantes y pastelerías para una escapada gastronómica de Semana Santa

Te recomendamos algunas joyas patrimoniales y gastronómicas que debes visitar en esta tranquila capital de provincia a orillas del río Duero

Yolanda Cardo

Fotógrafa y redactora

Guardar

El claustro del monasterio de San Juan de Duero en Soria / Foto: Yolanda Cardo / Dónde comer en Soria: 4 restaurantes y 2 pastelerías para una escapada de Semana Santa
El claustro del monasterio de San Juan de Duero en Soria / Foto: Yolanda Cardo / Dónde comer en Soria: 4 restaurantes y 2 pastelerías para una escapada de Semana Santa

Para los que (aún) no conocen Soria (Castilla y León), los poemas de Gustavo Adolfo Bécquer, Antonio Machado o Gerardo Diego pueden ser un sugerente plano para explorar esta hospitalaria ciudad. “Poetas andaluces que soñasteis en Soria un sueño dilatado […] Desde el cántabro mar, también, como vosotros, subí a Soria a soñar”, escribió el poeta santanderino en 1923.

Subir a soñar no es en absoluto un mal plan, pero aquí también se viene a disfrutar, y sobre todo a comer bien, y mucho. Te explicamos qué ver y dónde comer en esta ciudad que cuenta con grandes embajadores gastronómicos como el torrezno, la trufa y la costrada. 

Hasta mediados de abril, además, estás a tiempo de disfrutar de la temporada de la trufa de invierno (Tuber Melanosporum), mientras que la de verano que empieza en el mes de junio. Y, aunque es más barata y con menor aroma, es igualmente apreciada en la hostelería.

Qué ver en Soria

Ayuntamiento y plaza Mayor de Soria / Foto: Canva
Ayuntamiento y plaza Mayor de Soria / Foto: Canva

Como homenaje a los alquimistas del lenguaje que mencionábamos al inicio, La Casa de los Poetas, en la céntrica calle Collado, es un buen lugar para comenzar nuestra visita. Este museo consagrado a los tres líricos contiene, entre otros muchos objetos y documentos, el piano del Casino Amistad Numancia con el que Gerardo Diego deleitaba a sus socios en los primeros años de 1920. Además, en esta misma calle se encuentra el hotel Cortabitarte, una estupenda opción de alojamiento.

La calle Aduana Vieja y la plaza Mayor concentran algunos de los espléndidos palacios y casonas nobles testigos de la prosperidad económica de la urbe durante los siglos XVI y XVII. El palacio de los San Clemente, el palacio renacentista de los Castejones, el de Los Río y Salcedo, el palacio de la Audiencia (actualmente un centro cultural) o la Casa Consistorial de los Doce Linajes son algunos de los más bellos.

No hay que perderse el impresionante palacio de los Condes de Gómara, la iglesia de Santo Domingo, la de San Juan de Rabanera o la iglesia de la Mayor donde se casó Machado con su amada Leonor; como tampoco hay que dejar de pasear por la bonita Alameda de Cervantes, uno de los jardines públicos más antiguos de España, y de Europa, a la que los sorianos llaman “la dehesa”. 

Las siguientes dos paradas nos llevan a orillas del Duero. Junto a sus aguas encontramos dos de las visitas imprescindibles de la ciudad. La primera es el magnífico claustro del monasterio de San Juan de Duero, una auténtica joya arquitectónica de siglo XII construido por la Orden de los Hospitalarios tras regresar de Tierra Santa. La otra nos lleva hasta la ermita de San Saturio, patrón de Soria. Un pequeño templo edificado sobre una cueva donde vivió de forma eremítica el santo patrono en el siglo VI.

Dónde comer en Soria

Pero Soria, además de todo este extraordinario tesoro histórico y cultural, es también tierra de manjares. Y sabemos dónde disfrutarlos. Estos restaurantes (y dos pastelerías), uno de ellos con estrella Michelin, son buenas paradas para disfrutar de la gastronomía soriana, ya sea en temporada de trufa o en cualquier otro momento del año. 

Restaurante Casa Augusto Arranz

Los famosos torreznos de Casa Augusto Arranz / Foto: Yolanda Cardo
Los famosos torreznos de Casa Augusto Arranz / Foto: Yolanda Cardo

Dicen que aquí solo hay dos estaciones: el invierno y la de Renfe. No hay mejor manera de entrar en calor cuando el frío aprieta que probando sus famosas “barritas energéticas”, los torreznos. Este establecimiento, un verdadero templo de este manjar soriano situado en la plaza Mayor, presume de tener el mejor torrezno del mundo —aunque este año el premio se lo haya llevado el Café Chicago de Zaragoza—.

De hecho se alzaron con ese reconocimiento en 2019 y 2020 y hasta los reyes tuvieron el honor de probarlo durante una visita oficial. Especializado en cocina castellana, en su carta tampoco faltan las setas, los asados, los escabechados o los platos con trufa durante la temporada. // Restaurante Casa Augusto Arranz. Plaza Mayor, 5, 42002, Soria. Tel.:  975 253 544.

Casa Arévalo

La barra del restaurante Casa Arévalo en Soria / Foto: Yolanda Cardo
La barra del restaurante Casa Arévalo en Soria / Foto: Yolanda Cardo

A pocos minutos del centro histórico se encuentra este restaurante con alma de taberna especializado en comida casera soriana tradicional pero con un toque innovador y además con una excelente relación calidad precio. En su carta hay diversas opciones.

Desde las tapas y raciones para compartir como sus populares patatas bravas con un toque soriano y las croquetas caseras (su especialidad), los huevos rotos con jamón o los pimientos rellenos, hasta sabrosos platos de carnes y pescados. // Casa Arévalo. Avenida Duques de Soria, 4, 42003, Soria. Tel.: 975 225 832.

El Tilo de Vallecas

Tartar de atún rojo en El Tilo de Vallecas (Soria) / Foto: Yolanda Cardo
Tartar de atún rojo en El Tilo de Vallecas (Soria) / Foto: Yolanda Cardo

Si hay algo que Carlos de Pablo y su hija Clara tuvieron claro desde el principio fue que su propuesta culinaria debía reflejar el lugar donde están. “Estamos en Soria y tenemos que hacer una cocina de Soria”. Así de simple y de complejo a la vez porque defender la identidad culinaria de un territorio en un mundo tan globalizado no es tarea fácil. Las fronteras se desdibujan y son cada vez más permeables, en cuanto a fogones se refiere.

“Ahora tenemos que poder autoponernos un filtro para empezar a cribar, para mantener una identidad”, afirma el chef para el que la trufa y la micología son seña. Proximidad y de temporada impregnan tanto el menú degustación (70€, bebida no incluida) como la exquisita y elegante carta de este restaurante ubicado en el corazón de Soria, donde las raíces y la tradición son marca indeleble de la casa. // El Tilo de Vallecas. c/Diputación, 2, 42002, Soria. Tel.: 975 245 294.

La Lobita

La serrería del pueblo, un plato clásico en el menú de La Lobita / Foto: Yolanda Cardo
La serrería del pueblo, un plato clásico en el menú de La Lobita / Foto: Yolanda Cardo

Merece la pena abandonar por unas horas la ciudad y desplazarse hasta Navaleno. En esta pequeña localidad, a poco más de 30 minutos en coche de Soria, se encuentra La Lobita, un restaurante que comenzó en 1952 como humilde casa de comidas y que la chef Elena Lucas y su esposo Diego Muñoz, jefe de sala y sumiller, han elevado a la categoría de templo culinario reconocido con una estrella Michelin.

“Nuestra despensa principal es lo que tenemos a nuestro alrededor”, dicen. La micología, la trufa o la caza son los absolutos protagonista de una cocina enraizada con cariño al territorio. “Defender lo que tenemos y lo que hacemos y no traer productos que no encajan, no porque no tengan calidad sino porque no se ajustan al concepto de territorio, de pueblo, de rural y de poner en valor cosas que no tienen”, explica la chef.

En La Lobita trasladan esa coherencia identitaria a la mesa para disfrute de comensales de todo el mundo. El menú degustación es el único que se sirve en el restaurante y su precio es de 104,50€ (bebida y bodega aparte). En temporada de trufa, este ingrediente protagoniza todos sus platos, aunque 'La serrería del pueblo', un homenaje a la tradición maderera de la zona, es un icono fijo de la carta. // La Lobita. Avda. de la Constitución, 54, 42149, Navaleno, Soria. Tel.: 975 374 368.

Obrador Dulces Duero

La riquísima y popular costrada de Dulces Duero / Foto: Yolanda Cardo
La riquísima y popular costrada de Dulces Duero / Foto: Yolanda Cardo

Carlos Rodríguez, propietario del obrador Dulces Duero, es todo un maestro de la costrada, un dulce típico soriano elaborado a base de hojaldre y crema pastelera o nata, del que ya os hablamos extensamente en este artículo.

Pero además de este irresistible postre, los roscones (los elaboran todo el año), los turrones, mazapanes, pastelitos o pastas de té son algunas de las delicias que vende este pequeño establecimiento // Dulces Duero. c/Campo, 2, 42001, Soria. Tel.: 975 229 917.

Mantequerías York

La mantequilla dulce de Soria de Mantequerías York / Foto: Yolanda Cardo
La mantequilla dulce de Soria de Mantequerías York / Foto: Yolanda Cardo

Situada a escasos metros de este obrador, se encuentra Mantequerías York, todo un clásico de la ciudad. Una acogedora cafetería, pastelería y tienda gourmet fundada en 1957. En sus vitrinas encontramos todas esas delicatessen locales que los sorianos recomiendan comprar como la famosa mantequilla dulce de Soria, que tiene Denominación de Origen Protegida, o los caballitos numantinos. Desde luego recuerdos mucho más apetecibles que un imán. // Mantequerías York. Plaza Mariano Granados, 3, 42003, Soria. Tel.: 975 227 351.

*Hasta finales de marzo, los amantes de la trufa podrán disfrutar de los menús truferos de las Jornadas gastronómicas Soria y Trufa en las que participan 22 restaurantes de toda la provincia.