Camarasa Fruits, la nueva tienda gourmet de la Diagonal de Barcelona

La empresa familiar Camarasa Fruits ha inaugurado un espacio gastronómico donde comprar y degustar productos gourmet. Una barra de showcooking y una cava de maduración de quesos son algunos de sus reclamos

Laia Antunez

Redactora de Hule y Mantel

Guardar

 Camarasa Fruits, la nueva tienda gourmet de la Diagonal de Barcelona / Foto: Camarasa Fruits
Camarasa Fruits, la nueva tienda gourmet de la Diagonal de Barcelona / Foto: Camarasa Fruits

Había mucha expectativa por ver en qué se había transformado el antiguo local de Padeví, la emblemática zapatería que cerró puertas hace justo un año en la plaza de Francesc Macià de Barcelona. Curiosos y compradores hace algunos días que se acercan a este local esquinero que, tras nueve meses de reformas, ha reabierto como espacio gastronómico y tienda gourmet de la empresa Camarasa Fruits, dedicada al comercio minorista de frutas y verduras de alta gama y al producto gourmet. Según nos cuentan, ya funciona como un tiro. 

Fachada del espacio gastronómico Camarasa Fruits / Foto: Camarasa Fruits
Fachada del espacio gastronómico / Foto: Camarasa Fruits

Hemos tenido la oportunidad de descubrirlo de la mano de Marc Taribó, tercera generación de la familia Camarasa, que además de explicarnos toda la oferta de restauración y venta que encontramos en cada uno de sus tres niveles, nos ha hablado del proceso de reforma del espacio y ha avanzado que, en breve, tendrán una doble terraza, con mesas en la plaza Francesc Macià y en el lado de la Diagonal. "Hemos recuperado una de las plazas emblemáticas de Barcelona", afirma. 

Frutería, rosticería y un altillo

Nada más entrar, en la planta cero, encontramos la zona de frutas y verduras, que venden a granel, pero también cortadas y preparadas para cocinar y, colocadas en unas neveras, en forma de cremas, ensaladas y fruta cortada para consumir al momento o para llevar. El mostrador circular de la frutería está pensado para convertirse, durante el servicio de noche, en una barra de cócteles. La fruta estará al alcance del barman, para que este pueda incorporarla fácilmente a cualquier copa. 

Zona de frutería de la tienda Camarasa Fruits / Foto Camarasa Fruits
Zona de frutería de la tienda / Foto Camarasa Fruits

Aquí también han ubicado una pequeña rosticería, con platos para llevar elaborados por el equipo de Camarasa, desde los indispensables pollos a la brasa hasta canelones, guisos y arroces, también a la brasa, que son seña de identidad de la casa -especialmente en su local de l'Illa Diagonal-. Y cuentan con un pequeño altillo donde está su vinoteca, con más de un centenar de referencias nacionales e internacionales, pensado para realizar catas y maridajes y también para que un grupo pequeño de comensales pueda "comer en un espacio íntimo", cuenta Taribó. 

Barra de showcooking y tienda gourmet

Descendiendo un nivel, nos topamos con la imponente barra de showcooking, con espacio para doce comensales. Mármoles, lámparas de estilo art déco... "Aquí se hacen las elaboraciones frías, que se terminan delante del cliente", apunta Taribó. Desde un rico steak tartar de black angus del Segrià hasta unos mejillones a la brasa con mantequilla de hierbas, pasando por unas gustosas croquetas de pollo a la catalana con pasas y piñones, una ostra de Normandía o un excelso jamón de bellota de La Valla. Su carta, dice, está "totalmente viva".

Barra showcooking de la tienda Camarasa Fruits / Foto Camarasa Fruits
Barra showcooking de la tienda / Foto Camarasa Fruits

"Todo lo que tenemos en la tienda, carne, quesos, verduras, salmón, marinados, el cliente lo puede pedir y se lo cocinamos o preparamos al momento", añade. Cerca de la barra, llaman la atención sus estanterías cargadas de productos gourmet, laterío y conservas, pastas, arroces, salsas y aceites... que el cliente puede comprar y llevarse a casa. Cuando la tienda cierra, se montan mesas y sillas alrededor de la barra para ganar más espacio para los comensales y servir cenas. 

Charcutería y cava de quesos

Su gran apuesta se encuentra en la planta inferior, allí es donde Arán Taribó, afinadora quesera, prima de Marc y también tercera generación de la familia, juega a deleitarnos con un universo quesero de excepción. Con un techo de "volta catalana", un mostrador con delicatessen charcuteras y cárnicas --como carne de kobe certificada que podemos comer a la brasa-- y estanterías repletas de quesos, este espacio acoge la otra gran joya de la corona: una cava de maduración de quesos

Marc Taribó y su prima Arán en la cava de maduración de quesos / Foto: Camarasa Fruits
Marc Taribó y su prima Arán en la cava de maduración de quesos / Foto: Camarasa Fruits

Arán ha volcado su experiencia en la selección de los productos de charcutería y quesos, y la hace lucir en esta planta, donde también se ubican las grandes cocinas de producción del local. "Viaja por toda Europa, conociendo pequeñas granjas y productores para intentar traer quesos especiales y que nos diferencien. En total tendremos unos trescientos, aunque en exposición ahora hay unos cien", cuenta Marc. 

Tabla de quesos de la tienda Camarasa Fruits / Foto: Hule y Mantel
Tabla de quesos de la tienda / Foto: Laia Antúnez - Hule y Mantel

Un comté francés, de entre 18 y 24 meses, que acaban de madurar ellos en la cava; quesos de Canarias que, según Arán, "hay que reivindicar"; torta de La Serena, que elaboran expresamente para ellos; o un appenzeller sin DO, que producen en una pequeña quesería a medio camino entre Suiza y Alemania y que cubren de lavanda... El espacio, además, se puede cerrar para eventos privados de pequeños grupos. Todo un privilegio cenar rodeado de esta selección de quesos.

La gran apuesta de Camarasa

Este es el octavo establecimiento de Camarasa Fruits, una empresa familiar que nació en 1959 de la mano de Maria Camarasa y su esposo, con la apertura de su primera tienda en la plaza Adrià. Actualmente, Marc Taribó, tercera generación, y su esposa mantienen y expanden el negocio, que cuenta con tiendas en las calles Torras i Pujalt, Trinquet y Amigó, y en espacios como el Corte Inglés o l'Illa Diagonal.

Frutas y verduras en la tienda de Camarasa Fruits / Foto: Camarasa Fruits
Frutas y verduras de la tienda / Foto: Camarasa Fruits

Este nuevo espacio gastronómico se convierte en su buque insignia y les ha supuesto un gran trabajo de obras y reconstrucción. Solo en recuperar la fachada, que está protegida y es patrimonio de la ciudad, han invertido 180.000 euros, según Taribó. En el interior, han conservado las columnas y las molduras originales del techo, y el resto se ha renovado completamente. Así, el establecimiento consigue treinta plazas para comensales, repartidas en los tres niveles, que se complementarán con las cuarenta mesas que conformarán sus futuras terrazas.